Image

a mi hija Stephanie

Uno de mis mejores amigos me dijo una vez: “El peor error que podemos tener como padres es enseñarles nuestros miedos a nuestros hijos”. La frase me llegó en un momento de reflexión mientras subíamos por la pirámide del Sol en México. Su comentario vino después de que expresé mi miedo a llevar a mi hija a subir la pirámide pues siempre me han dado miedo las alturas y la posibilidad de que algo le pudiera pasar a mi única hija me aterraba. El comentario de mi amigo me dio paz. Tranquilidad cuando la necesitaba. Y me hizo darme cuenta de que muchas veces como padres olvidamos que enseñamos todo a nuestros hijos. Consciente o inconscientemente.

Incluso nuestros miedos.

Han pasado unos años desde ese día y la frase de mi amigo había pasado al cuarto de los recuerdos acumulados en m mente. Esta semana cayó en mis manos MetaMaus, un libro de entrevistas a Art Spiegelman donde discute ampliamente la creación de Maus (1991), un libro que ante todo es la relación entre un hijo y su padre. (Espero comentar el libro en un próximo post pues lo merece). Y grata fue mi sopresa encontrar dentro de ese libro una adaptación a comic entre el encuentro entre Spiegelman y otro gran artista: Maurice Sendak, creador de “Where the wild things are” (1963), ese libro supuestamente para niños.

Ese encuentro, en 1993 en Connecticut en la casa de Sendak, revela las ansiedades de Spiegelman sobre la posibilidad de  los/sus niños leyendo Maus. Spiegelman piensa que darle un libro sobre Auschwitz a los niños entraría en la categoría de “maltrato infantil”. Sendak responde que no se puede proteger a los niños de todo. Pero, y tal vez esto es lo realmente importante, Sendak nos muestra con un ejemplo algo más profundo sobre la naturaleza humana y sobre esa (falsa) división entre el mundo de los niños y los adultos. Pues al final, nuestra “inocente” niñez (si podemos llamarla así) nunca se ha ido y a pesar de los años transcurridos sigue y seguirá estando con nosotros hasta el día de nuestra muerte.

Aquí la historieta para que la disfruten y aquí la  entrevista a propósito de la visita de Spiegelman a Sendak.

Image

Image

Anuncios