Ray Bradbury decía que no había que empezar escribiendo novelas: “Llevan demasiado tiempo. Comienza tu escritura con relatos cortos, al menos uno a la semana”. El nicaragüense Sergio Ramírez decía que: “Antes de atrapar al asesino, es necesario atrapar al lector.” Philip K. Dick afirmaba que “La diferencia entre un cuento corto y una novela reside en lo siguiente: un relato corto puede tratar de un crimen; una novela trata del criminal”. Para Joyce Carol Oates el lector ideal no es necesariamente importante: “No intentes imaginarte un ‘lector ideal’ –puede haber uno, pero él o ella está leyendo a otro–”. Finalmente, para Kurt Vonnegut tienes que ser sádico: “No importa cuán dulces e inocentes sean tus protagonistas, haz que les pasen cosas horribles (para que el lector compruebe de qué madera están hechos)”. Siempre me he preguntado por qué los narradores escriben decálogos para poder escribir. Mandamientos que aunque buscan ser recomendaciones tienden a ser leídos y asumidos como reglas. Existe una larga lista de autores que han escrito esta suerte de sugerencias sobre cómo escribir.

Hieronymus_Bosch_051

¿Qué se esconde detrás de estos decálogos? Más que reglas a seguir sobre el arte de la ficción, lo que se intenta es construir una suerte de arte poética sobre la propia ficción. Así el knock-out que intenta Cortázar es palpable en sus primeros cuentos; así como la brevedad que proponía Julio Ramón Ribeyro para su propia narrativa, etc. En ese sentido, leerlos no debería ser tanto una guía para escribir ficción como una forma de entender al autor y sus escritos.

Aquí comparto algunas poéticas así como reflexiones sobre la ficción, especialmente relacionadas al cuento. Y pongo dos completas, la del Neil Gaiman y el famoso anti-decálogo de Jorge Luis Borges. Al final, claro, lo que importa es qué tipo de ficción cada autor quiera o vaya escribiendo lo que irá formando una poética que, en muchos casos, se resumirá en unas cuantas reglas. Aquí los links:

Zan_Zig_performing_with_rabbit_and_roses,_magician_poster,_1899-2

Kurt Vonnegut: 8 basics of Creative Writing

Julio Ramón Ribeyro: Decálogo para cuentistas

Roberto Bolaño: Consejos sobre el arte de escribir cuentos

Ricardo Piglia: Tesis sobre el cuento

Julio Cortázar: Del cuento breve y sus alrededores

Horacio Quiroga: Decálogo del perfecto cuentista

Vladimir Nabokov: The art of Fiction (entrevista)

H.P. Lovecraft: Notes of Writing Weird Fiction

Zadie Smith: 10 Rules for Writing

Ray Bradbury: Writing Advices to young writers

Neil Gaiman

1. Write
2. Put one word after another. Find the right word, put it down.
3. Finish what you’re writing. Whatever you have to do to finish it, finish it.
4. Put it aside. Read it pretending you’ve never read it before. Show it to friends whose opinion you respect and who like the kind of thing that this is.
5. Remember: when people tell you something’s wrong or doesn’t work for them, they are almost always right. When they tell you exactly what they think is wrong and how to fix it, they are almost always wrong.
6. Fix it. Remember that, sooner or later, before it ever reaches perfection, you will have to let it go and move on and start to write the next thing. Perfection is like chasing the horizon. Keep moving.
7. Laugh at your own jokes.
8. The main rule of writing is that if you do it with enough assurance and confidence, you’re allowed to do whatever you like. (That may be a rule for life as well as for writing. But it’s definitely true for writing.) So write your story as it needs to be written. Write it ¬honestly, and tell it as best you can. I’m not sure that there are any other rules. Not ones that matter.

16 consejos, Jorge Luis Borges  (Antidecálogo del escritor)

“Adolfo Bioy Casares, en un número especial de la revista francesa L’Herne, cuenta que, hace treinta años, Borges, él mismo y Silvina Ocampo proyectaron escribir a seis manos un relato ambientando en Francia y cuyo protagonista hubiera sido un joven escritor de provincias. El relato nunca fue escrito, pero de aquel esbozo ha quedado algo que pertenece al propio Borges: una irónica lista de dieciséis consejos acerca de lo que un escritor no debe poner nunca en sus libros.

En literatura es preciso evitar:

1- Las interpretaciones demasiado inconformistas de obras o de personajes famosos. Por ejemplo, describir la misoginia de Don Juan, etc.

2- Las parejas de personajes groseramente disímiles o contradictorios, como por ejemplo Don Quijote y Sancho Panza, Sherlock Holmes y Watson.

3- La costumbre de caracterizar a los personajes por sus manías, como hace, por ejemplo, Dickens.

4- En el desarrollo de la trama, el recurso a juegos extravagantes con el tiempo o con el espacio, como hacen Faulkner, Borges y Bioy Casares.

5- En las poesías, situaciones o personajes con los que pueda identificarse el lector

6- Los personajes susceptibles de convertirse en mitos.

7- Las frases, la escenas intencionadamente ligadas a determinado lugar o a determinada época; o sea, el ambiente local.

8- La enumeración caótica.

9- Las metáforas en general, y en particular las metáforas visuales. Más concretamente aún, las metáforas agrícolas, navales o bancarias. Ejemplo absolutamente desaconsejable: Proust.

10- El antropomorfismo.

11- La confección de novelas cuya trama argumental recuerde la de otro libro. Por ejemplo, el Ulysses de Joyce y la Odisea de Homero.

12- Escribir libros que parezcan menús, álbumes, itinerarios o conciertos.

13- Todo aquello que pueda ser ilustrado. Todo lo que pueda sugerir la idea de ser convertido en una película.

14- En los ensayos críticos, toda referencia histórica o biográfica. Evitar siempre las alusiones a la personalidad o a la vida privada de los autores estudiados. Sobre todo, evitar el psicoanálisis.

15- Las escenas domésticas en las novelas policíacas; las escenas dramáticas en los diálogos filosóficos. Y, en fin:

16- Evitar la vanidad, la modestia, la pederastia, la ausencia de pederastia, el suicidio.”

remedios-varo-armonia-2

Anuncios