Kate Tempest

Let Them Eat Chaos. A poem

Picador, 2017.

Traducción: Carlos Villacorta

 

1.

Imagina un vacío

Una infinita e inmóvil oscuridad

La paz

O la ausencia, al menos,
del terror

Ahora,
entre todo este espacio
Ves esa mancha de luz en la esquina más lejana
dorada como el ataúd de un faraón

Sigue esa luz con tus ojos cansados
Ha sido un día largo, lo sé, pero mira—

Mira como parpadea
y ruge en plenitud

llena toda la vista
ardiendo un fuego majestuoso que no puedes soportar

Aquí está nuestro Sol!
Y mira —ves cómo los planetas están abrazados alrededor de él
en esa intrincada danza?
Ahí está nuestra Tierra

Nuestra
Tierra.

Su azul suaviza el fuerte ardor en tus ojos
Sus contornos te recuerdan

el amor

Esa suave redondez
La comodidad del océano y la masa terrestre

Imagina el mundo

Más vieja de lo que ella pensó jamás
Ella se mira mientras gira
con los brazos cargados de trofeos
de su hijo más exitoso

Los pilones y las minas

Las centrales eléctricas brillan en su, todavía, aliento fresco

¿es esa una sonrisa
que se dibuja a través de sus labios?

¿O es un estremecimiento de miedo?

La tristeza de las madres
mientras observan el destino de sus hijos

desplegarse

Ahora

De manera

rápida

Visiones calesdoscópicas

Los colores como las drogas en tu vientre,

agitando

Tu piel se soltó como [un disco?]
Sacudido
y apretado
Ahora todo destella.

Las olas se magnifican mientras se enrollan

hacia ti

y eres diminuto como arena
Solo un grano.

Y cuando te acercas a la superficie,
toda esa

paz

que sentías fue reemplazada por esta
furiosa
desconocida
pasión

 

Sientes

La gente, la vida,
sus caras son brillantes. En tu cuerpo,
te sientes
Quieres estar cerca de ellos,
más cerca

Porque esta es tu especie,
tu parentela

 

¿Dónde has aterrizado?

Estírate,
levántate y mira tus extremidades

Todo intacto,
vestido a la moda

Esta es una ciudad,
vamos a llamarla

Londres

Y estas
son las únicas
veces

que has conocido

¿Es esto lo que ha llegado?
Piensas

¿Qué voy a hacer
de todo esto?

Anuncios